Sufrimiento y Movimientos de Hacedores de Discípulos

Multiplicando Discípulos Entre Los Olvidados, Los Últimos y Los Perdidos

Sufrimiento

Sufrimiento y Movimientos de Hacedores de Discípulos

El secuestro e incluso el martirio son posibilidades. Las enfermedades inusuales son comunes. Intensas guerras espirituales y matrimonios estresados: ¡inscríbanme! Quiero comenzar un DMM. O no. No es broma perseguir el lanzamiento de un Movimiento de Hacer Discípulos (DMD) entre los No alcanzados. El sufrimiento y los  Movimientos de Hacer Discípulos parecen ir de la mano. 

Los costos son reales y los desafíos grandes. ¿Cómo podemos evitar ser destruidos por el increíble costo de este esfuerzo? 

¿Qué lo hace valer la pena? 

El sufrimiento es inevitable en la vida de toda persona. Sin embargo, es particularmente notable en las vidas de quienes persiguen DMM. No es solo probable, es muy probable que enfrentes un intenso sufrimiento mientras trabajas para comenzar un movimiento. Algunos dirían que experimentar el sufrimiento es característico de aquellos que inician movimientos. 

Hay dos cosas principales que hacen que el costo valga la pena. Una es que en medio del dolor que encontramos, conocemos más a Dios. En segundo lugar, tenemos la alegría de saber que nuestro sacrificio no se desperdiciará. La gente perdida será encontrada por nuestro Dios Todopoderoso. Los No Alcanzados conocerán el poder de su amor radical e incondicional. Ya sea hoy, mañana o años a partir de ahora, las semillas sembradas por nuestras lágrimas y dolor darán mucho fruto. 

Cada avance vino con un costo 

Parecía que cada vez que teníamos un avance en nuestro trabajo, me enfermaba. Se realizó una cita divina con un posible apóstol nacional. Contraje hepatitis. Lanzamos un nuevo tipo de entrenamiento para plantadores de iglesias, mi espalda no dio mas. Organizamos una gran conferencia de misiones llamando a miles al ministerio entre los No Alcanzados. Con esto surgieron desafíos inusuales en nuestro matrimonio. Parecía que estábamos en desacuerdo el uno con el otro por coas sin importancia. 

“Todos los avances que vimos tuvieron un costo personal para mi esposo y para mí”. 

Otras veces, fue el desafío de obtener visas para permanecer en el país. Esto afectó nuestra sensación de bienestar y salud emocional. También hubo la pérdida por  muerte. En momentos clave de avance en el ministerio, la tragedia pareció atacar. Un compañero de trabajo murió en un accidente repentino. Esto sucedió solo una semana después de haber orado por una cobertura especial y protección para todo nuestro personal. 

“¿Qué iba a hacer con esta pérdida y sufrimiento continuo? ¿Cómo evitar que me destruya? ¿Fue solo parte de lo que era necesario para ver avances y movimientos ser lanzados? ” 

Las preguntas giraron en mi mente cuando nos enfrentamos a estos difíciles desafíos. 

“Ahora bien, si somos niños, entonces somos herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que realmente compartimos sus sufrimientos para que también podamos compartir su gloria”.

Romanos 8: 17- NVI 

Cómo Dios usa el sufrimiento 

Dan Allender escribe en su libro Llanto del Alma“El sufrimiento puede ser causado por la mano por un enemigo, pero Dios usa la pena por el bien de la redención”. Si bien es doloroso y extremadamente difícil, junto con el sufrimiento viene la bendición. Podemos conocer la alegría de la esperanza en Dios no importa a qué nos enfrentemos mientras perseguimos los movimientos. 

El sufrimiento establece una piedra fundamental para el Movimiento de Hacer Discípulos 

1. En medio del dolor, encontramos y conocemos a Dios. 

Esto puede no venir de inmediato. De ninguna manera intento minimizar el tremendo precio que se paga. Muchas veces, en medio de la pérdida y el dolor, se siente como si Dios estuviera en silencio o distante. 

A medida que atravesamos las dificultades, Él se revela a Sí mismo. Él viene gentilmente a nosotros con Su presencia y amor. Él está allí para consolarnos, incluso cuando no hay respuestas a nuestras preguntas sobre “¿Por qué Dios?” Al igual que Job, al final de nuestro juicio, lo encontramos como el Dios soberano digno de alabanza. 

Tenemos cicatrices pero somos más profundos en nuestra fe. La fe que se ha probado es un tipo de fe más fuerte. El fuego de la adversidad permite que la verdadera naturaleza del amor de Dios surja en nuestros corazones que están luchando. Nos encontramos con Dios como algo más que un Santa Clos. Él es un Dios que es más grande que nuestras dudas. Lo encontramos como el Sanador de nuestros cuerpos, matrimonios y corazones. 

A medida que este sufrimiento nos forma, se establecen las piedras fundamentales para el movimiento. 

2. Hay alegría en saber que nuestro sacrificio no será desperdiciado. 

“¿Cómo sabes que no se desperdiciará?”, Puedes preguntar. Tanto la Palabra de Dios como el testimonio de la historia de la iglesia dan evidencia de esto. Romanos 8:17 nos dice que como coherederos con Jesús, al compartir su sufrimiento, también compartiremos su gloria. 

Nos identificamos con el dolor de Jesús en la cruz cuando aceptamos gustosamente las pruebas que enfrentamos como embajadores de las buenas nuevas. “Por la esperanza puesta delante de él, soportó la cruz …” (Hebreos 12: 2). 

Otra escritura que promete que nuestro sacrificio no se desperdiciará esta en  

Gálatas 6:9. “No nos cansemos de hacer bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos”. 

Cada movimiento que ha tenido un crecimiento exponencial ha tenido un alto costo personal para los pioneros del mismo. Mira los movimientos en China o Corea. Los que tienen lugar hoy día en el Medio Oriente, África o el sur de Asia no son diferentes. Pero ese sufrimiento, ese dolor, no se ha perdido. Ha llevado a la transformación de regiones enteras. Miles, incluso cientos de miles de personas han sido llevadas al Reino de Dios. 

La Miseria es Opcional 

Como escribe Tim Hansel, “el dolor es inevitable, pero la miseria es opcional”. No tenemos que ser miserables. Vivir nuestras vidas llenas de esperanza es nuestra herencia de Dios. Mantente firme en descubrir la bondad y el carácter de Dios en medio de tu dificultad. Aférrate al sueño y recuerda las promesas de Dios. Él es fiel. Tu sufrimiento no será en vano. 

¿Temes las dificultades de comenzar un movimiento? ¿Sientes que el precio es demasiado alto? Se real con Dios. Dile cómo te sientes. Recibe su fuerza y gracia hoy. 

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend