Sintiéndose Alegre Por el Camino

Multiplicando Discípulos Entre Los Olvidados, Los Últimos y Los Perdidos

Disciple-Making Movement in Africa

Sintiéndose Alegre Por el Camino

Iniciar un Movimiento de Hacedores de Discípulos (MHD) no es una tarea insignificante.

Cuando Dios empieza a moverse de maneras asombrosas para multiplicar discípulos, nos quedamos asombrados. Cuando cientos e incluso miles de personas entran al Reino de Dios, es una obra sobrenatural de Dios. El personal de JuCUM ha estado trabajando para iniciar un Movimiento de Hacedores de Discípulos en África y otros lugares durante mucho tiempo. En los últimos años, ha habido un aumento emocionante y dramático en el fruto de su trabajo.

De Regreso a los Pueblos

Mientras iba por el polvoriento camino de tierra en el sur de África, se sentía lleno de asombro. Este JuCUMero tomó nota de pueblo tras pueblo. La mayoría eran familiares. Se alegró de regresar, aunque la visita fue breve. Su propósito era entrenar a nuevos trabajadores para el movimiento en expansión.

Él recordó los primeros días. Su joven familia y los equipos de JuCUM de otras partes de África fueron pioneros allí. Recordaba con cariño haber pasado por este camino muchas veces. Los recuerdos surgieron. “Qué triste me sentí la primera vez que reconocí que no había iglesias ni creyentes en estas aldeas. ¡Ahora estoy muy animado! ”¡Esta tribu musulmana que no había sido alcanzada anteriormente ahora estaba experimentando un MHD! ¡Un Movimiento de Hacedores de Discípulos en África realmente estaba sucediendo!

Sus reflexiones continuaron. Recordó haber orado para que el Señor de la cosecha algún día enviara trabajadores a la cosecha.

En ese tiempo, se había imaginado a más trabajadores como él. Pensó que vendrían de tierras lejanas y culturas muy diferentes. Traerían las Buenas Nuevas del Reino de Dios a estos Pueblos No Alcanzados.

Pero hoy, con asombro y gratitud miraba estos pueblos. El tenía nuevos ojos y estaba lleno de esperanza. Ahora, cada pueblo tenía vibrantes discípulos de Jesús y relaciones saludables. Los milagros y la forma maravillosa de cómo sucedió fueron más allá de lo que él podría haber imaginado.

Los Discípulos Locales Trajeron Rápido Crecimiento

No fueron los misioneros extranjeros quienes trajeron el Evangelio. Fueron los habitantes locales los que se convirtieron en discípulos obedientes de Jesús. Esto llenó su corazón de alegría. Los poderosos testimonios del poder transformador de Dios eran de ellos. Ellos son los que cuentan historias de la Biblia a aquellos que nunca habían escuchado. Ellos son los Hacedores de Discípulos que están haciendo nuevos Hacedores de Discípulos. Comienzan grupos que a su vez comienzan nuevos grupos. ¡La cosecha era realmente visible y creciente!

La visión de este obrero se está haciendo realidad, pero hay más trabajo por hacer. Muchos Pueblos No Alcanzados a sus alrededores esperan escuchar. ¿Te unirás a lo que Dios está haciendo? ¡Involúcrate! 

– Ora para que los Movimientos de Hacedores de Discípulos se extiendan más allá de estos pueblos. 

– Pídale a Dios que se generen recursos dentro del movimiento, para que los locales puedan capacitar a los locales.

– Ora por más entrenamiento y entrenadores de JuCUM para ser enviados a esta región. 

Cree por más milagros visibles. ¡Que muchos otros visitantes a estas aldeas se unan a estos JuCUMeros en “ir por el camino sintiéndose contento!”

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend