No Somos Nosotros… ¡Es el Sr. G!

Multiplicando Discípulos Entre Los Olvidados, Los Últimos y Los Perdidos

trusting new believers

No Somos Nosotros… ¡Es el Sr. G!

Los milagros cobran vida diariamente en los movimientos de hacedores de discípulos (MHD) y los movimientos de plantación de iglesias (MPI) entre los no alcanzados . La historia del Sr. G es un informe alentador de cómo JUCUM-FM se dedica a difundir el Evangelio en comunidades necesitadas. Esta historia brinda detalles paso a paso sobre cómo desarrollar y multiplicar líderes en un MHD. Comienza con confiar en los nuevos creyentes para liderar.

Oferta para Estudiar la Biblia Aceptada

Un pequeño equipo formado por dos muchachos, Dan y Kevin, se propuso compartir el evangelio en una comunidad necesitada. Durante su misión, se encontraron con el Sr. y la Sra. G, quienes los recibieron en su hogar. Los G aceptaron su oferta de aprender de la Biblia juntos. El grupo leyó su primera historia de Génesis.

Los G entendieron las preguntas simples formuladas y las respondieron rápidamente. Dan y Kevin oraron brevemente al final de la conversación. Luego preguntaron: “¿Te gustaría vernos de nuevo?” El Sr. y la Sra. G compartieron cuánto disfrutaron de la corta visita y los invitaron a regresar.

En la cuarta visita y lección, los G comenzaban a entender las buenas noticias. ¡El plan perfecto de Dios estaba claro! El Sr. G preguntó si estaría bien invitar a algunos de sus parientes a formar parte del estudio bíblico. Explicó: “Les hemos estado contando sobre estos estudios y ellos también están interesados”.

Llenos de alegría, Dan y Kevin hicieron todo lo posible para contener su emoción. Respondieron con calma: “¡Sí, eso sería maravilloso! Pero hagámoslo de esta manera. En lugar de que nosotros lideremos la discusión, usted, Sr. G, puede hacerlo.

El Nuevo Líder del Grupo

Al Sr. G le sorprendió que le preguntaran. Su respuesta fue: “¿Yo? ¡No sabría cómo! La oportunidad y el momento fueron perfectos para desarrollarlo como un nuevo líder de grupo.

Le explicaron al Sr. G, lo fácil que sería. Describieron el proceso simplemente. “Puedes usar la historia con la que comenzamos”, explicaron. “Después de la historia, haz las preguntas y deja que otros respondan”.

Continuando describiendo el proceso, dijeron: “Al final, cierra con una simple oración”. En este punto, el Sr. G estaba escuchando, pero un poco reacio. Le aseguraron que si necesitaba ayuda, estaban allí para ayudarlo. Él lo haría bien. El Sr. G aceptó a regañadientes tratar de liderar esto una vez. Lo que aún no sabía era que Dan y Kevin querían que él, no ellos, se convirtiera en el líder del nuevo grupo.

Explorando la Palabra de Dios

En su quinta visita, la Sra. G abrió la puerta. Entraron, se sentaron y contaron 17 personas en el lugar. El Sr. G efectivamente dirigió al grupo a explorar la Palabra de Dios. Siguió el plan simple y el modelo que había aprendido durante las cuatro visitas anteriores.

No muchos días después, el Sr. y la Sra. G recibieron formalmente a Jesús en sus vidas. El pequeño equipo de dos (Dan y Kevin) tuvieron el honor de bautizarlos. Finalmente, más miembros de la familia creyeron. Con el tiempo, la enseñanza cambió a temas sobre obedecer los mandamientos de Jesús. Pronto, una iglesia en casa estaba funcionando completamente en la casa de los G.

Lecciones que Provocaron el Diálogo y la Aplicación

La experiencia fue gratificante para Dan y Kevin. Agradecieron a George Patterson, que los discipulaba. Habían aplicado lo que George les había enseñado. Fue fácil presentar el mensaje de Jesucristo de una manera simple, que todas las personas podían entender y transmitir.

El grupo de la casa aprendió y creció en conocimiento y obediencia. Las lecciones simples provocaron el diálogo y la aplicación personal de la verdad. También fueron fáciles de enseñar a otros. El Sr. G creció en habilidades de liderazgo, y otros también. El uso de este enfoque simple permitió que el cuñado del Sr. G se convirtiera en un líder también. Finalmente se convirtió en el anciano principal de la comunidad.

Comenzando un Movimiento de Hacedores de Discípulos

Hacer discípulos sucede fácilmente cuando el evangelio se presenta de una manera que la gente entiende. A partir de un proceso simple, los nuevos líderes se levantan y entrenan rápidamente. El entrenamiento de George fue el modelo utilizado en la historia del Sr. G. Él usó este modelo para comenzar todo un movimiento de hacedores de discípulos. Los líderes se multiplicaron y comenzaron las iglesias en casas.

Más comunidades necesitadas esperan el mensaje del evangelio. La historia del Sr. G es emocionante, ¡pero hay más trabajo por hacer!

¿Ha despertado esta historia tu pasión por participar? ¿Puedes verte formando un pequeño equipo para comenzar un Movimiento de Hacedores de Discípulos?

· Por favor ora por más trabajadores en el campo de cosecha.

· Ora para que la nueva generación se críe como discípulos en comunidades necesitadas.

· Ore para que el modelo de entrenamiento de George Patterson continúe siendo utilizado efectivamente entre los no alcanzados.

· Mira este gran recurso: Estudio Bíblico de Descubrimiento (EBD) desarrollado por David Watson

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend