Cuando los Líderes Valientes se Abren con Humildad

Multiplicando Discípulos Entre Los Olvidados, Los Últimos y Los Perdidos

Cuando los Líderes Valientes se Abren con Humildad

A menudo se dice: “Los heridos hieren a otros”. ¡Lo opuesto también es cierto! La gente sanada, sana a los demás. ¡La transformación y la curación pueden ser contagiosas!

Recientemente, un líder de JuCUM Misiones Fronterizas compartió una historia especial. Dios ha trabajado poderosamente entre los líderes de JuCUM-MF en su región. Dios los está llevando a un lugar más profundo de humildad, unidad y reconciliación para que puedan ver mayores frutos.

Como Padre e Hijo

Hace muchos años, un líder de JUCUM comenzó a discipular a un joven creyente. Pasaron mucho tiempo juntos y se volvieron cercanos. En poco tiempo, comenzaron a interactuar entre sí como padre e hijo espirituales. Su conexión fue impresionante y cercana. El líder invirtió mucho en la vida de este joven discípulo año tras año. El discípulo también sirvió y mostró gran lealtad a este líder.

La inversión espiritual que hizo el líder principal fue obvia. El joven creció y maduró rápidamente en las cosas del Señor. Se convirtió en un líder influyente y un plantador de iglesias eficaz. El padre espiritual lo amaba profundamente. Estaba orgulloso de él y derramó su vida por el joven y su esposa. Se le abrieron las puertas del ministerio y la oportunidad.

Entonces sucedió algo sorprendente e inesperado. Un profundo malentendido se deslizó en la relación. Se desarrolló una ruptura grave y dolorosa en la relación.

Problemas Internos – Cercanía Exterior

A pesar de su conflicto, los dos hombres demostraron una relación exterior impresionante. A los ojos de los demás, todavía eran amigables y actuaban como si todo estuviera bien. Pero no era así.

Poca gente conocía los crecientes problemas entre ellos. Incluso los amigos cercanos no reconocieron que la relación se estaba volviendo cada vez más problemática.

Confesión y Apertura

Hace unos meses, se planeó la capacitación para los plantadores de iglesias en su área. En la capacitación, el orador comenzó a hablar sobre la importancia de las relaciones honestas y abiertas entre sí. No sabía nada de esta relación rota. Habló del deseo de Dios de sanar las relaciones problemáticas. Ambos hombres estuvieron presentes e involucrados en la enseñanza.

Inesperadamente, los dos hombres decidieron compartir su historia con todos los presentes. Esto no era parte del plan del orador, ¡pero definitivamente era el plan de Dios!

Este padre e hijo espirituales compartieron de manera transparente sobre sus años de conflicto. Un silencio silencioso cayó sobre la habitación. Los dos hombres que compartían no tenían idea del impacto de sus sinceras confesiones ante el grupo. Compartieron valientemente sus corazones sin una agenda o un resultado seguro.

Mientras hablaban, otro líder intervino. Llamó la atención sobre su confesión y el cambio que había comenzado. Cuando hizo esto, otros en el grupo también comenzaron a confesar el efecto de esta relación rota en ellos. Los muros de la simulación se derrumbaron.

Restauración

El orador les preguntó si estaban dispuestos a reconciliarse entre ellos. ¿Se perdonarían el uno al otro por las heridas que habían experimentado?

¡Su respuesta fue increíble! Los dos hombres declararon su amor y compromiso el uno al otro. Con obvia emoción, cada uno declaró su anhelo por la relación abierta y cercana que alguna vez disfrutó.

La humildad y las lágrimas fluyeron. El padre y el hijo espirituales extendieron el perdón sin vergüenza y libremente. Fue una demostración inolvidable del poder de Dios para restaurar. Cada persona sintió el amor de Dios cuando la presencia de Dios llenó la habitación.

Se derramaron confesiones personales. Se compartieron los miedos ocultos de ser abiertos y reales entre nosotros. La humildad de estos dos líderes respetados permitió que otros siguieran su audaz ejemplo.

La Transformación Comienza con Nosotros

Los Movimientos de Hacedores de Discípulos (MHD) deben ser transformadores. Queremos iniciar movimientos de “Reino”. Nosotros, como líderes y discípulos de Jesús, debemos presionar para ser transformados y sanados. Donde hay quebrantamiento, debemos buscar la curación.

Cuando hemos roto relaciones en nuestras iglesias, movimientos o equipos de JUCUM, ¿puede Dios usarnos tanto como desee? ¿O es posible que nuestras relaciones poco saludables limiten la capacidad de Dios para fluir a través de nosotros?

Las relaciones rotas dejan espacio para que el enemigo nos ataque, divida, desanime y distraiga. No podemos darnos el lujo de darle al diablo ese tipo de ventaja contra nosotros.

En nuestro anhelo de llegar a los no alcanzados y comenzar movimientos de transformación entre ellos, recordemos que comienza con nosotros. Tal vez tu humildad y ejemplo hagan que otros sigan como lo hicieron las valientes acciones de este líder. Incluso podría resultar en la liberación de la presencia y el poder de Dios que conduce a un movimiento milagroso.

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend