¿Podría Dios Dar El Don De La Alfabetización De Una Manera Milagrosa?

Multiplying Disciples Among the Least, Last, and Lost

literacy

¿Podría Dios Dar El Don De La Alfabetización De Una Manera Milagrosa?

¿Asumes que todos los que conoces saben leer? Muchos de nosotros hacemos esa suposición. Sin embargo, en todas partes del mundo hay personas, incluso adultos, que nunca han tenido la oportunidad de aprender a leer.

El Hambre De Una Mujer Joven Por La Palabra

En uno de los barrios marginales más grandes de la India vivía una joven llamada Arunima*. Era una fiel y devota seguidora de Jesús. Ella nunca había tenido una copia de la Biblia. Ni siquiera tenía un Nuevo Testamento ni ninguna otra parte de las Escrituras.
Recientemente le dieron una Biblia. Como puedes imaginar, ¡Arunima se llenó de alegría! Amaba a Dios y amaba Su Palabra.

El Vergonzoso Secreto De Arunima

Había un problema. Arunima tenía un secreto. Era algo que nunca le había dicho a nadie a su alrededor. Ella no sabía leer. Y claramente  no sabía escribir. Se sintió avergonzada de sí misma por esto.

Noche tras noche, cuando nadie la miraba, sostenía la Biblia. La abría con cuidado y empezaba a hojear las páginas. ¡Estaba realmente hambrienta de la palabra de Dios!

Parecía tan injusto. Veía a otros leer sus Biblias. Todo lo que quería era hacer lo que ellos estaban haciendo. Parecía tan fácil ¡para ellos!

Pidiendo Al Señor Un Milagro

Después de un tiempo, Arunima tomó una decisión. Su fe en Dios fue grandiosa. Ella llamó al Señor, pidiendo ayuda. “¡Señor Jesús, por favor dame la sabiduría para leer!” Estaba segura de que Él respondería a su oración. Esperó con expectativa.

Día tras día miraba las palabras de la Biblia. Poco a poco, empezó a reconocer letras.

Pasaron algunos meses. Sin la ayuda de nadie (excepto del Señor), comenzó a leer la Palabra de Dios por sí misma. ¡Estaba llena de alegría!

¿Cómo Lo Hizo?

Arunima había pensado que era imposible. Su hambre y sed de la Palabra de Dios lo hicieron posible.

Este notable progreso eliminó su vergüenza. Se había sentido avergonzada de no saber leer y se lo ocultó a sus amigos y vecinos. Ahora les contó a otros lo que Jesús había hecho por ella. Su testimonio fue escuchado por muchos en su comunidad.

Arunima: Enamorada De Dios Y Su Palabra

Arunima no es una mujer que dé por sentado el tener acceso a la Palabra de Dios. Ella aprecia y valora este regalo del Señor. Sus amigos informan que sigue creciendo día a día.
Uno de nuestros líderes de JUCUM Misiones Fronterizas dijo: “Arunima es una mujer excepcional. Es muy raro que una persona aprenda a leer por sí misma ”. La Biblia no es un libro fácil de aprender a leer. Pocas personas podrían hacer lo que ha hecho Arunima. ¡Es fácil ver que Dios verdaderamente respondió a su oración!

La Biblia En Audio Ofrece Opciones

El mismo líder de JUCUM Misiones Fronterizas dijo: “Cuando animamos a nuestros discípulos a crecer en el Señor. a menudo responden que es muy difícil. Porque no conocen la Palabra de Dios y no pueden leerla “.
Luego explicó: “Alabado sea Dios por la Biblia en audio. Ahora escuchan con mucha atención y con regularidad. Están creciendo en su fe. Y sorprendentemente, ahora están memorizando los versículos de la Biblia. Es asombroso ver cómo esto ha fortalecido su fe”.

Un Desafío

¿Y tú? Algunos han sido cristianos durante muchos años. A diferencia de Arunima, hemos tenido acceso a la Biblia en nuestro propio idioma desde que éramos niños. A la mayoría de nosotros nos enseñaron a leer en la escuela primaria.

¿Nosotros, que hemos conocido al Señor y hemos tenido la Biblia durante mucho tiempo, damos por sentado el tener acceso a la Palabra de Dios? Después de todo, siempre hemos podido leerla. Podemos fallar al valorar Su Palabra por el increíble recurso que es.

¿Qué Significa La Biblia Para Ti?

Hazte esta pregunta mientras oras. ¿He dado por sentado el acceder a la Palabra de Dios? Únete a mí en una simple oración de arrepentimiento. Pidamos a Dios que renueve nuestro amor por Su Palabra.

Recuerda, “la Palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos” Hebreos 4:12. Gracias a Dios por Su Palabra. Dedica tiempo a leer, estudiar y meditar en sus poderosas verdades todos los días y capacita a tus discípulos para que hagan lo mismo.

* No es su nombre real.

No Comments

Add your comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Send this to a friend