Aún Durante El Aislamiento “Tenía Hambre y Me Diste de Comer”

Multiplying Disciples Among the Least, Last, and Lost

Aún Durante El Aislamiento “Tenía Hambre y Me Diste de Comer”

El mundo está en crisis. Mientras que los gobiernos dicen cierre, Jesús dice, “mira hacia arriba”.

Por lo tanto, cuando todas estas cosas comiencen a suceder, pónganse de pie y levanten la mirada, ¡porque la salvación está cerca! 

Lucas 21:28 NTV

Buscando

Cuando miramos hacia arriba, Jesús nos muestra cómo emprender una acción centrada en el reino. Uno de nuestros líderes africanos de JUCUM-MF escribió:

“Mi querido amigo, si alguien me hubiera dicho a principios de año que estaría coordinando donaciones para paquetes de comida, entrenando a la gente para montar comedores de beneficencia, preparar menús y listas de compras, yo habría dicho, ‘¡De ninguna manera!’ Pero aquí estoy haciendo exactamente eso. Trae tanta alegría a mi corazón … saber que esas personas y niños se irán a la cama con algo en el estómago “.

Millones De Necesitados

Algunos lugares se ven más afectados por las restricciones y aislamiento que otros. En India, el gobierno dio solo un aviso público de 4 horas antes de su cierre.

Millones de indios empobrecidos dependen de salarios diarios que apenas alcanzan para la escasa comida y vivienda para ellos y sus familias. Estas personas tuvieron que dejar de trabajar de inmediato. La restricción incluyó el cierre de todo el transporte público: trenes y autobuses. Muchos empacaron algunas pertenencias y comenzaron a caminar hacia sus aldeas. Para algunos, esta fue una caminata de cientos de millas. La gente de otros países del sur de Asia también está desesperada. En esta región, los equipos de Hacedores de Discípulos de JUCUM, junto con los discípulos en las reuniones que recién habían comenzado, miraron hacia arriba.“Señor Jesús, ¿qué haremos?” Estos son obreros nacionales, no misioneros extranjeros. Necesitaban mirar con una nueva perspectiva las formas de amar a sus vecinos. ¿Cómo podrían ayudar a satisfacer las necesidades de quienes los rodean?

Tomaron Acción

Jesús dijo: “Porque tenía hambre y tú me alimentaste”. Tomaron medidas y comenzaron a distribuir comida a los hambrientos. Para evitar la dependencia de la ayuda externa, utilizaron sus propios fondos limitados para comprar suministros. Sin embargo, con el tamaño de la crisis, pronto se acabaron los recursos locales. En medio de una emergencia, a menudo se requiere asistencia externa temporal. Una compañera de JUCUM de un país lejano sabía de su trabajo y se ofreció a ayudar. Por su parte, compartiría la necesidad dentro de su propia familia, círculo de amigos e iglesias. La respuesta superó con creces sus expectativas. A través de donaciones generosas y sacrificadas, el trabajo continuó creciendo.

¿Qué Sucedió Después?

Hay tantas historias de nuestros equipos que trabajan en múltiples ubicaciones en diferentes países. A continuación, presentaremos algunas:

“Nuestros amigos y compañeros de trabajo en el sur de Asia alimentan a los desesperadamente necesitados que estaban en sus vecindarios. Estamos muy agradecidos. Cientos de personas recibieron alimentos, combustible y otros artículos de primera necesidad”.

“Ayudar a los pobres mediante la distribución de alimentos nos da una buena credibilidad en las comunidades. Nuestros obreros de MF utilizan esto también para satisfacer las necesidades espirituales de las personas”.

Los Locales Siendo Radicales

“Un líder en un área muy poco alcanzada ha estado dando comida a los niños locales casi todos los días. Los creyentes de esta región a menudo eran perseguidos por hindúes radicales locales. El testimonio de este hermano de servir a los pobres y necesitados tuvo un gran impacto. Todos estaban muy felices y bendecidos por la ayuda. Algunos de los hindúes ahora piensan de manera diferente y le agradecen por tomar esa iniciativa”.

“Justo hoy recibí esta nota de un líder de equipo en un lugar muy difícil:” Una de nuestras hermanas de JUCUM había distribuido 10 paquetes entre 10 mujeres viudas. Ella decía que mucha gente estaba muy feliz. Estas mujeres estaban llorando y bendiciendo con sus buenas palabras”.

Una Viuda con 4 hijos

“… Hay una mujer viuda que vive con 4 hijos. Trabaja en la casa de alguien como sirvienta, pero le cerraron las puertas por completo y no le ayudaron en nada. Así que les brindamos ayuda y ahora son nuevos creyentes. Están muy agradecidos con Dios “.

“Hay algunos miembros de la familia que son muy mayores. Cuando nuestros compañeros en la obra les dieron algunas cosas, sintieron alivio. Sus ojos estaban llenos de lágrimas. Ellos experimentaron lo mucho que Dios les cuido en momentos de dificultad y compartieron su alegría conmigo por teléfono”. “En la distribución de ayer, la mayoría de las familias eran de barrios marginales. Los creyentes oraron con sus vecinos por provisión y sanidad. Todas las clínicas privadas están cerradas, no pueden recibir tratamiento. Esto les ha dado a los creyentes más oportunidades para orar y compartir el evangelio. Esta distribución ha permitido más credibilidad a los creyentes. Oramos para que se inicien nuevas comunidades de creyentes a través de estas iniciativas. Todas las familias están muy agradecidas por las provisiones recibidas. La mayoría de ellos son jornaleros y sirvientas”.

8 Días Sin Nada Que Comer

“Una mujer viuda que tiene un hijo, hace el trabajo de empleada doméstica y vive en una casa alquilada. En los últimos ocho días, no tenían nada que comer. Por la mañana la llamamos y le dijimos que hoy recibiría una bolsa de comida. En ese momento no nos dijo nada, pero cuando tomó la bolsa de comida se puso a llorar. Realmente la gran misericordia de Dios ha estado con nuestro pueblo. Regresaron felices a sus casas. Ayudamos a diecinueve familias”.

“Un pastor local asociado con nosotros. Él y su extensa red de creyentes se enteraron de una aldea que había sido completamente cerrada durante el aislamiento. Hicieron arreglos con la policía local y fueron escoltados de puerta en puerta para repartir provisiones en esa aldea. La policía ha acudido a ellos para decirles que hay otras personas necesitadas a las cuales ayudar”. “Un líder local ayudó a ocho familias a través de la distribución de alimentos. Seis de las familias comenzaron a venir a su casa para escuchar el Evangelio y recibir oración por la sanidad física. ¡Todos están sanados ahora! Seis personas se reúnen con regularidad y dos quieren bautizarse”.

Un Arrepentimiento con Biblias En Llamas

“Nuestro equipo de plantación de iglesias estaba distribuyendo alimentos. Una señora estaba un poco lejos, esperando conseguir una bolsa de comida, pero no se atrevía a preguntar. El año pasado había quemado tres biblias y trató de detener el ministerio en esa comunidad. El equipo lo sabía. Durante la distribución, un miembro del equipo la llamó y le dio una bolsa de comida. La señora compartió cómo su familia estaba sufriendo sin comida y ella había estado luchando con un problema de piel desde el año pasado. Una JUCUMera le pidió que se arrepienta por lo que había hecho. La señora respondió y la invitó a su casa para orar por su familia. Ella hará un seguimiento con esta familia. Dios está usando nuestros pequeños esfuerzos para hacer una gran diferencia “.

Nuevos Discípulos, Nuevas Iglesias

“Nuestro líder del equipo de MF y los líderes locales proporcionaron alimentos para tres comunidades diferentes. Tienen muchas oportunidades de compartir el evangelio. Hace dos días, después de la distribución de alimentos, cuatro personas acudieron a él. Compartieron que hace mucho tiempo habían oído hablar de Jesús, pero realmente no tenían ningún interés en saber más. Pero como el equipo ha estado yendo con regularidad y ellos observándolos cómo sirven la comida, dijeron: “Antes solo habíamos escuchado. Ahora vemos el amor de Jesús en ti “.

Le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para seguir a Jesús?”. Él compartió el evangelio y les pidió que hicieran la oración del pecador. Ahora está haciendo un seguimiento con ellos. Está planeando comenzar tres nuevas iglesias. ¡Gracias a Dios por el maravilloso trabajo! Gracias por sus oraciones de apoyo y aliento”. [Actualización de la historia: En cada comunidad, las personas aquí se han comprometido a seguir a Jesús, alrededor de 110 hasta ahora].

Obedeciendo El Gran Mandamiento Y La Gran Comisión

Amar a nuestro prójimo es un mandato. Lo hacemos incondicionalmente, sin esperar que la gente decida seguir a Jesús. Él dijo: “Deja que tu luz brille ante la gente de tal manera que puedan ver tus buenas obras y glorificar a tu Padre que está en los cielos”. Mateo 5:16. Las cosas buenas resultan de las buenas obras. A menudo, el fruto de las buenas obras  es que las personas se vuelvan para seguir a Jesús. A lo largo de estas semanas, hemos visto esto suceder de maneras asombrosas entre la gente hindú, los sij y personas musulmanas. ¡Y nosotros lo celebramos! Ora por los necesitados de todo el mundo durante esta crisis. Ora para que se satisfagan sus necesidades: en cuerpo, alma, mente y espíritu. Ora también por sabiduría para nuestros obreros y para que los creyentes locales equilibren la distribución de alimentos junto con ayudar a los nuevos creyentes a ser obedientes a Jesús.

“‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer?’ … ‘Te digo la verdad, cuando se lo hiciste a uno de los más pequeños de estos mis hermanos y hermanas, me lo estabas haciendo a mí”.

Jesús.

No Comments

Add your comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Send this to a friend